Vuelta a los escenarios

Desde pequeña he tenido un vínculo directo con los escenarios. Sea como intérprete, creativa o técnico, de forma amateur o profesional, la mayor parte de mi vida la relaciono con el teatro.

Como público solo podemos apreciar una pequeña parte de todo el trabajo y profesionales que hay detrás de un espectáculo o concierto.

Y eso es lo que a mí, desde pequeña, me llamó la atención. Mientras estaba sentada en una butaca, pensaba: ¿Quién se habrá inventado esa historia?, ¿cómo hacen para que cambien las luces?, ¿quién hace esos trajes?, ¿las paredes de esa escenografía son de verdad?, ¿cómo se aprenden todas esas frases?…

La curiosidad ganó y traspasé la cuarta pared. Y fui respondiendo a esas preguntas. Y haciéndome otras muchas.


Una de las cosas buenas que me ha traído el 2020 es reencontrarme con esa energía que tenía parcialmente guardada desde hacía unos años. Volver a ser parte de la magia del teatro. Volver a dar luz y color, a ofrecer historias y sueños en esta época tan rara y apática que nos ha tocado vivir.

Este año, que sigue siendo igual de incierto que el anterior, me sigue trayendo proyectos teatrales muy interesantes. Espero estar a la altura y seguir aprendiendo.


La cultura es necesaria, vital. No solo nos tenemos que curar con vacunas. Ojalá seamos parte de este renacer, curando la mente y el espíritu, que falta nos hace.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *